Cualquiera sabe que el objetivo final de una tienda, sea física o virtual, es vender. Sacar el máximo de beneficio e ir creciendo y progresando en el tiempo. Lo que no muchos saben es que en el caso de las tiendas online hay muchos factores y parámetros que entran en juego para optar a una progresión en las ventas si se hacen bien. Por eso voy a contaros mi experiencia sacando adelante un proyecto de una tienda de suministros industriales.

Cuando trabajas en el ámbito del marketing, cada vez que te entra un nuevo proyecto realizas una serie de pasos para determinar su estado y asentar las bases para poder luego trabajar en condiciones. Uno de estos pasos tiene que ver con la reestructuración de la página, un aspecto de vital importancia.

Reestructurar páginas, categorías y productos

En esta fase inicial hay que desarrollar y planificar la estructura que tendrá la página. Para ello hay que establecer y organizar el número de productos y determinar cuántas categorías ha de tener la web. Más adelante se podrán ir añadiendo más y optimizándolas para obtener un mayor nivel de alcance. Pero es primordial contar con una estructura troncal sólida desde el comienzo.

Para ello, si se trata, como en este caso de una tienda de suministros y material industrial, puedes observar cómo se maneja la competencia más fuerte para tener alguna idea previa. No obstante, hay que trabajar de acuerdo al usuario. En este sentido, las webs poco sobrecargadas y saturadas, con un menú de navegación y arquitectura web sencilla y rápida, y con llamadas a la acción en forma de productos suelen funcionar muy bien en estos casos.

Crear tienda nueva o renovar el diseño

También es diferente el tener que trabajar desde cero en un proyecto, a hacerlo con uno que ya está visible y en acción. Ya que de este modo se pueden observar fallos, errores o mejorar ámbitos que, tras un análisis, pueden afectar a la satisfacción del usuario que quiere comprar un producto de la ferretería online.