Vuelvo con un post un tanto especial, o diferente. En esta ocasión quiero abrirme un poco y tratar temas más personales y que están relacionados con la forma de entender la vida y entenderse a uno mismo. Hay situaciones y momentos de la vida en el que uno se cuestiona muchas cosas, y son esos instantes los que hay que aprovechar para salir más fuerte y enfrentarse a cualquier problema con todas las de ganar.

Sobre todo, lo que quiero dejar claro es que vida solo hay una, aunque suene fácil decirlo, y que es más productivo estar de acuerdo con uno mismo, aceptarse, y disfrutar con el trabajo y todas las cosas que están por suceder o puedes hacer que se hagan realidad.

Todo esto puede servir de mucho o de poco, según en qué momento estés. Pero lo que quiero hacerte entender es que cuando uno sabe lo que quiere y hacia dónde aspirar, tiene una meta clara.

Conocerse

Es más fácil conocer a los demás que a uno mismo. Y a veces, incluso, no nos damos la oportunidad de sacar a relucir todo nuestro potencial por el tema del ‘qué dirán’. Algo que me vino muy bien a mí para poder darme cuenta de esto fue la meditación. Sí que es cierto que acudí a una tienda de ropa alternativa, espiritual que vendían toda clase de artículos de decoración y relajación y ahí me informe.

Con esto no quiero decir que sea la solución para todo, sino que en mi caso me funcionó y pude reducir el estrés, al mismo tiempo que empecé a conocerme más a mí mismo y a organizar internamente mi vida.

Parecerá una tontería, pero en realidad tuvo sus frutos. Ahora yo decido tomarme las cosas con más paciencia, incluso en mi trabajo como analista web. Es por eso que quería transmitir esta experiencia con todos vosotros por si os encontráis en el mismo momento de vuestra vida.