En determinadas ocasiones, cuando se quiere comenzar un nuevo proyecto online, surgen ciertas dudas relacionadas con aspectos técnicos incluidos en el sector del marketing. Cómo orientar la planificación online y dar con la mejor elección para generar un mayor número de impactos y conversiones es crucial desde las fases de bocetado e ideación de toda la estrategia de desarrollo y posicionamiento. Y dentro de las dudas generadas, una es la siguiente: ¿me conviene más desarrollar una tienda online o hacer una página corporativa?

Qué es mejor

Por norma general no es posible determinar cualquiera de las dos opciones como mejor o más eficiente en cuanto a conversiones o archivo de nuevos contactos de clientes. Todo depende, por tanto de dos factores en esencia. Uno de ellos es el producto o servicio que se esté vendiendo, y el otro tiene que ver con el tipo de mercado, y más concretamente con el tipo de público al que va dirigido.

Tomando estas dos partidas como eje, se podrá hacer un estudio e informe en profundidad sobre las garantías o posibilidades de poner en marcha una tienda online, o más bien un diseño web corporativo sin módulo para comprar online.

Cuál es tu producto y tu público

En este punto analizamos las posibilidades del producto o servicio con el que se quiere comercializar. Atendiéndonos a sus características, tipo de producto, la logística y modalidades plausibles en su distribución, y también el precio, determinarán estas opciones. De esta forma no es lo mismo vender una sola tipología de producto que muchas. También conviene destacar la capacidad de almacenaje y nivel de stock que se dispone para abarcar todas las posibles compras que pudieran realizarse.

De esta forma, también habría que entrar a valorar si un producto considerado ‘caro’, o con un precio que pueda superar los 1000€ o 2000€ conviene gestionarlo a través de una tienda online, o mejor a través de llamadas y correos de contacto y llamadas. Siempre habrá una barrera para una persona que quiera comprar productos específicos y con un precio elevado como las maquinarias, vehículos o remolques de moto. En parte por su precio, y también porque prefieren, antes de comprarlos, poder verlos. Estudia bien las opciones y viabilidad de tu producto, y analiza cómo actuaría el público objetivo antes de publicar cualquier proyecto online.