Cada vez son más personas las que se apuntan a crear un negocio online porque piensan que la inversión en Internet es mínima. Es cierto que desarrollar un proyecto en la red es mucho más económico que si se realiza offline pero aun así requiere de un coste importante, sobre todo, si se quiere obtener un beneficio y alcanzar el éxito.

Crear una tienda online implica no sólo el coste del desarrollo del sitio web, sino también de una estrategia global para captar al público, convertirlo y fidelizarlo. Para ello, se requiere de una estrategia de marketing online global que combine varios canales: SEO, SEM y redes sociales.

Además, si queremos triunfar con un desarrollo de tienda virtual tenemos que contar con los servicios de una empresa de marketing online que sea capaz de optimizar la velocidad de carga y permitir que el sitio web tarde en abrirse en un tiempo inferior a 2 segundos. De no ser así, el usuario acabará abandonando el portal y visitará la web de nuestro competidor pudiendo realizar una compra en la misma.

Si no queremos perder tráfico web y, lo más importante, no queremos que nuestras conversiones disminuyan tenemos que optimizar la velocidad de carga de nuestro ecommerce.

Asimismo, otros factores que influyen a la hora de que una tienda online pueda atraer un número elevado de visitas a la web es la experiencia de navegación del usuario. Para que un ecommerce triunfe tiene que resultar usable y amigable tanto para los internautas como para los motores de búsqueda. Cuanto más sencilla sea la estructura de un portal más intuitiva resultará para el público en general. Por lo tanto, facilita siempre toda la información necesaria acerca de los productos y servicios que ofertes en la web.

Por último, resaltar, que una tienda online para que se convierta en un sitio de referencia para los usuarios tiene que transmitir confianza, para ello, debes de ser siempre transparente y facilitar a los internautas toda la información pertinente, es decir, datos de contacto para que te puedan localizar en un momento dado en caso de devoluciones, problemas con los artículos adquiridos o simplemente inquietudes sobre los productos en venta.