Elección de un CMS

Un CMS es una herramienta de administración de contenidos que permite la creación, edición y actualización de webs en Internet. A día de hoy, existen en el mercado una gran variedad de CMS (WordPress, Joomla, Prestashop, Magento y muchos otros) Así que… ¿Cómo sabemos qué gestor de contenidos va a satisfacer nuestras necesidades? Lo primero que debemos hacer es identificar si nuestro portal va a ser estático o funcional, como es el caso de una tienda virtual. También tenemos que tener definidos los objetivos que queremos lograr con nuestro proyecto web para elegir un determinado CMS. Por ejemplo, si necesitamos introducir muchas imágenes y vídeos, tendremos que escoger un administrador de contenidos con gran soporte multimedia.

Asimismo, los gestores de contenidos facilitan una apariencia homogénea de todos los contenidos y mantienen una navegación amigable que consiente a todos los usuarios encontrar publicaciones de manera sencilla. Además, permiten una coherencia en la estructura de las páginas, un factor muy importante para el desarrollo de una web y que analizaremos a continuación.

Definición estructura web

¿Cómo va aparecer estructurada la información? En este apartado debemos definir si la estructura de un portal va a seguir el modelo secuencial, el modelo jerárquico o el modelo de red.

Además, debemos precisar si vamos a facilitar una navegación intuitiva que permita obtener información de productos o servicios a través de diversos caminos.

Todos estos factores tienen que estar bien definidos en esta fase.

Aspecto visual

Más que centrarnos en si es bonita y tiene muchas animaciones 3D, tenemos que procurar que sea atractiva para los rastreadores de los buscadores. Asimismo, deberemos escoger una plantilla que permita satisfacer todas nuestras necesidades.

Programación

Es necesario traducir la plantilla a lenguaje html para que los navegadores puedan leer e indexar la información. Después almacenarán los contenidos de la web y añadirán la programación de servidor necesaria para que el sitio ofrezca todas sus funcionalidades.

Generación de contenidos

En esta fase es muy importante comenzar a detectar errores que pueden causar dificultades a los usuarios una vez publicada la web. Para ello, es necesario que el portal pueda empezar a publicar.