Muchos creemos que el Pilates es una actividad única y exclusivamente orientada para mujeres, sin embargo, ese pensamiento es totalmente erróneo. El Pilates es una disciplina diseñada para todos los sexos y edades con el objetivo de tonificar, fortalecer y corregir la postura.

Entre los beneficios que he encontrado de practicar en los últimos años Pilates en un centro de Pilates en Madrid puedo destacar que he aumentado la flexibilidad de mi cuerpo y mejorado del rendimiento físico y potencial, ya que estos ejercicios orientados, sobre todo, a fortalecer el abdomen y zona lumbar me han permitido tonificar mis músculos y extremidades sin necesidad de realizar ningún tipo de sobrecarga muscular y sin el problema de dañar las cervicales y espalda.

Una de las razones principales por las que me gusta practicar Pilates con asiduidad con un fisioterapeuta profesional es porque tonifico mi tripa y consigo ese abdomen plano con el que tanto tiempo llevo soñando. Además, los ejercicios son perfectos para ganar equilibrio, estilizar la silueta y, sobre todo, prevenir lesiones musculares.

El motivo por el que el Pilates se ha convertido en una disciplina tan deseada por los usuarios es porque es ideal para rehabilitar a las personas que sufren de dolencias en la espalda, cuello, lumbares y dolores de cabeza. Además, al tratarse de ejercicios suaves y dirigidos por profesionales fisioterapeutas también es recomendable que la practiquen mujeres embarazadas, siempre bajo supervisión médica.

Asimismo, el Pilates se ha convertido en una actividad muy receta por los expertos sanitarios para liberar la ansiedad ya que mejora el estado anímico y la respiración. Es una de las técnicas de meditación más demandadas y que más paz procuran a los usuarios, de ahí su gran éxito a nivel mundial.